AULA VIRTUAL INNOVADOR
Nuestro Recuerdos
Album de fotos del aula
Mis exposiciones - 2009 - marzo
Nuestros acuerdos en AULA - 2009
ACADEMIA JUNIOR - 2009
Mis calificaciones finales 2008
LISTA DE ALUMNOS - 2009
¿Cómo exponer?
SERIES VERBALES
¿Cómo exponer?
 
Cómo lucirte ante tu Grupo
¿No te gusta exponer un tema en clase? ¿Piensas que eso es responsabilidad del profesor y no de los alumnos? ¿Te aburres cuando te toca atender el trabajo que han preparado tus compañeros? O bien, ¿te pones nervioso (a) y en definitiva te formas la idea de que no vales para hablar en público? No te preocupes, a mucha gente le pasa eso, incluso a grandes maestros, actores, empresarios. Por ello, aquí revisaremos algunas estrategias sobre cómo exponer un tema y/o hablar en público. Recuerda que nadie nace sabiendo y que son la voluntad y la práctica las que nos abren muchas puertas.
La Exposición como Estrategia de Aprendizaje
Muchas veces no valoramos la responsabilidad que tenemos nosotros mismos sobre nuestro aprendizaje. Nos quejamos de los maestros, de la forma que nos dan las clases y/o los apuntes. Queremos que todo se nos dé de tal manera que implique el menor esfuerzo posible. Pero aquí te advertimos una cosa: cuanto menos utilices tu mente, menor será tu rendimiento y éxito en la vida, ella te traicionará porque cuando la quieras poner a trabajar no te responderá de igual manera que si la hubieras ejercitado.
¿A qué viene todo esto? No queremos darte un discurso sobre lo maravillosa que es la escuela, sino que deseamos que veas la importancia que tiene tú participación en clase, ya sea exponiendo o interviniendo cuando se te pida o lo desees (por ejemplo, para preguntar durante una charla o conferencia). Si te involucras en el proceso ganarás en tu formación, no sólo académica, sino también como persona.

Entonces como primer paso, cuando te pidan en clase que prepares un tema sacúdete la pereza, y considéralo como una oportunidad para aprender. Además esto te servirá como un ensayo para la vida: para solicitar en el futuro un trabajo; para cuando te entrevisten para el mismo; para cuando se te pida que des una conferencia, o si te quieres dedicar a la enseñanza, etc.



¿Tu Problema son los Nervios?

“El sentido del ridículo y la inseguridad son malos compañeros y de ellos somos presa la mayoría de personas, unas más y otras menos...”
¿Quieres la mejor clave para sacudirte los nervios? Prepara muy bien el tema, estúdialo, compréndelo, porque ello te dará seguridad. A lo mejor tú conoces a alguien muy seguro de sí mismo, pero pídele que hable de un tema que no conoce y titubeará. Tú puedes trabajar en tu comportamiento.

Piensa positivamente. Tú puedes dar mucho de ti, participar. Trabaja en tu autoestima y en tu forma de pensar, y no sólo para hablar en clase, y para esta ocasión en especial; sino a partir de este momento y a lo largo de tu vida. Verás cómo irás tomando confianza.
Es normal y hasta positivo que sientas presión, la adrenalina está exigiéndole a tu cerebro que quede a la altura de las circunstancias, que trabaje. Este proceso es sano porque tu esfuerzo está a tope. Estos nervios te darán un empujón necesario para intervenir. Concéntrate en lo que tienes que decir y no en tu público – aunque tampoco se trata de que lo ignores- y tus palabras irás saliendo, al oírte, sigue, date un aplauso mental y continúa. Verás que al final todo saldrá bien.
Haz las pausas necesarias cuando necesites tomar aire. Relájate. Si necesitas para continuar, tomar agua o salir un momento, el grupo lo entenderá. Recuerda que esto es una parte de tu aprendizaje, no define de ninguna forma tu vida, ni tu persona. ¿Quieres hacerlo bien? Entrénate. Confía en ti. Pide consejos y trabaja en el proceso.

¿Cómo exponer adecuadamente un tema?


“Exponer” ante el salón de clases y frente al profesor es un acto al que muchos temen. Sin embargo, es importante asumir el reto y prepararte de la mejor manera para realizar una exitosa exposición.
La mejor forma de elevar tu conocimiento y tener confianza en ti mismo en el aula, es a través de “la exposición”, y hablar en público es habitual en innumerables carreras y situaciones cotidianas, razón por la cual profesores y maestros recurren a esta técnica con frecuencia. Lo básico es lograr hacerlo con elocuencia siendo capaz de comunicar el conocimiento adquirido a través de la investigación, así como también de agradar, convencer y conmover a los demás.

El primer paso para preparar una exposición oral delante de un grupo de personas es tener una buena preparación, misma que comienza con la recopilación de información proveniente de diversas fuentes. Cuando este proceso culmina, redactas el trabajo a exponer y a partir de allí tendrás el material fundamental que darás a conocer en tu exposición.

Lo ideal es que la exposición se ajuste a tres partes:

Introducción

Debe ser breve y concisa. Se aconseja en primer lugar, agradecer al público presente, luego realizar una pequeña presentación personal, aclarar el tema del que se va hablar y comenzar con una anécdota o pregunta relacionada para romper el hielo y despertar la simpatía de los asistentes.

Desarrollo

Es la parte central de la exposición. Debes procurar dar la información en orden lógico, intercalando anécdotas, sucesos, curiosidades, etc. No memorices estrictamente la exposición ni te limites sólo a leer. Hablar como un robot no es la forma más idónea para exponer un tema.

Recapitulación y conclusión

Deberás hacer un rápido resumen del tema y alguna propuesta. Darás la conclusión y te despedirás agradecido, procurando que sea impactante. En este momento sí se aconseja memorizar para garantizar brevedad y concisión.
Otros consejos importantes

Aquí tienes una serie de reglas, consejos e ideas básicas para aprender hablar en público:

1.-Informarte bien sobre el contenido del tema, identificando los componentes más difíciles.

2.- No improvises, ensaya tu exposición tantas veces como sea necesario. Hacerlo te dará seguridad y fluidez. Practica especialmente el principio y el final. Recuerda que la audiencia realiza la primera y más importante valoración al principio.
3.- Procura familiarizarte previamente con el tipo del personas que van a formar el auditorio (profesiones, procedencia, etc) y mientras hables, mira siempre al público. Si puedes fomentar la participación, favorecerás la compresión del tema.

4.- Evita moverte demasiado, así como jugar con papeles o un bolígrafo. Esto denota desconfianza y nerviosismo. Igualmente prescinde de tus “tics” (tocarse el pelo, quitarse y ponerse las gafas, etcétera) y procura mantener una postura cómoda, relajada y confiada.

5.-Dirige tu mirada, mientras estés exponiendo, a todas las personas distribuidas en la sala. Si mantienes la mirada fija en el papel, en el suelo o en el techo es signo de inseguridad. Provoca desconfianza y falta de atención en los participantes.

6.- Habla despacio y con la mayor claridad. La voz debe salir viva y agradable. Recurre a un vocabulario sencillo, pues mientras más claro y conciso mejor.

7.- Utilizar apoyos visuales (imágenes, gráficas, etcétera) para dar consistencia a la exposición. Recuerda que un buen soporte mejora el interés y la comprensión de la audiencia.

8.- Relaja a tu audiencia apelando al humor, de esta forma eliminarás la rigidez y la monotonía manteniendo la atención y el interés del público. No se trata de que seas muy chistoso, pues utilizar este recurso ansiosamente te haría caer en lo ridículo, sino de hacerlo en pequeñas dosis, en forma de ocurrencias.

9.- Si llegases a tener un debate final, habla con firmeza y sé directo. Para generar más confianza en tu presentación, puedes preparar posibles cuestiones que se pueden presentar y sus respuestas, así como leer citas para apoyar el discurso.

10.- Mantén el entusiasmo para captar la atención del público. Evita la monotonía del tono y si la exposición es larga permite un descanso a la audiencia. También puedes recapitular si el tema es largo o complicado.

12.-Cuida tu aspecto físico, acudiendo a la cita bien vestido y cómodo. Llega con antelación y relájate.

13.- Al finalizar recuerda brevemente lo más importante y aclara las posibles dudas que se hayan suscitado. No olvides agradecer al público por su asistencia o, en su caso, por la atención prestada.
Recuerda que el “arte” de hablar en público puede determinar en gran medida el éxito profesional. Hacerlo es una destreza que puedes desarrollar y dominar. Simplemente es cuestión de preparación y práctica.